Dani y Sandra optaron por una postboda familiar. Su idea era disfrutar de una sesión de fotos junto a su hijo Alan. Una sesión divertida y desenfadada en la que el pequeño de la casa fue el protagonista.

Para aprovechar el día y que no se cansase el peque fuimos cerca de Valencia, a la zona del saler. Me encargué de buscar una zona tranquila en la que Alan pudiese correr y jugar tranquilamente y así nos permitienes también hacer fotos de pareja sin tener que estar continuamente pendientes de él.

Una zona con mucho encanto, con rincones muy variados en que pudimos difrutar del bosque y también del mar.

fotografía postboda

fotografía postboda

fotografía postboda

fotografía preboda

fotografía preboda

Si te ha gustado este post y quieres comentame tu idea, ¡no dudes en hacerlo! Ponte en contacto conmigo, estaré encantada de escuchar qué tienes pensado.

Guardar