Una buena fotografía se compone de tres elementos fundamentales: un motivo interesante, una iluminación adecuada y una buena composición. Hoy trataremos el primer elemento, el punto de interés.

Antes de tomar una buena fotografía debemos encontrar un punto de interés. Normalmente una fotografía con un punto de interés fuerte tendrá un gran impacto. Por ejemplo en retrato serán los ojos de la modelo o su rostro, en un paisaje unas rocas o unas conchas en la playa, etc. Si este no es fácil de ver deberemos buscarlo o crearlo.

Una vez elegido debemos potenciarlo aprovechando contrastes de color o tono que resalten nuestro punto de interés, o bien, haciendo que las líneas de la fotografía hagan que nuestra vista recorra la fotografía hacia nuestro objeto de interés. También evitando los objetos u elementos que distraigan la atención sobre este, bien sacándolos del encuadre o desenfocando el fondo.

fotografía postboda

Por ejemplo, en esta fotografía de retrato, el punto de interés son los ojos del niño. Y para potenciar esto, hemos buscado en la imagen que el niño nos mire y además acentuaremos esto con un fondo desenfocado, con una nota de color cerca de los ojos y enmarcando su mirada con las manos del niño.

 

En retrato es más sencillo encontrar un único punto de interés, sin embargo existe un gran número de fotografías que no tienen un único punto de interés por lo que debemos intentar que estos puntos de interés secundarios nos ayuden a potenciar al principal. Suele ocurrir con frecuencia en fotografías de naturaleza y urbana.

Por ejemplo, en esta fotografía de retrato, el punto de interés es el tono del cielo junto al puerto pesquero y las luces. Para potenciar esto, hemos buscado en la imagen que haya más cielo que “suelo”, aprovechar que los tonos azules y blancos del puerto contrasten y acentuen el cielo y además con las luces y el puerto creamos una línea divisoria que marca aún más nuestro punto de interés principal.

 

Ejercicio para mejorar tu composición: Cada semana dedicar 1 hora para realizar imágenes centrándote en uno de los siguientes puntos.

  1. La mirada del sujeto principal
  2. Poner el sujeto principal en una de las zonas clave en la regla de los tercios (hay más reglas de composición pero esta es la más conocida)
  3. Un fondo que no distraiga
  4. Líneas que nos lleven al sujeto principal
  5. Desenfoque
  6. Espacio negativo (espacio que dejamos “en blanco”)
  7. Repeticiones
  8. Encuadre con objetos como una ventana, una reja,…
  9. Contraste de luz
  10. Contraste de color
  11. Cambiando la perspectiva en un mismo objeto
  12. Rompe las reglas y fotografía lo que sientas.

 

TIP: Una buena forma de ejercitar esta idea es el análisis de fotografías publicitarias que podemos encontrar en revistas, anuncios de televisión, marquesinas, etc.

 

Si te ha gustado este post y quieres comentarnos algo, ¡no dudes en hacerlo!. Además, si buscas un equipo de fotógrafos en Valencia que te ofrezca ideas originales para bodas, fotos de embarazo, books de fotos, etc. ¡Ponte en contacto con nosotros!